dimecres, 14 de novembre de 2007

70. Entrevista a José Carlos de Diego (BSK)

El proper cap de setmana a Sabadell es fa la marató de 24 hores de jocs de taula. De dissabte al matí a diumenge a la nit. No us ho perdeu!

Us copio l'entrevista (castellà) feta per Víctor Colomer a José Carlos de Diego, creador i responsable del gran fòrum BSK:

José Carlos de Diego, juegos de mesa—Ya le estamos esperando.
—Me gusta venir a Sabadell. Estuve en unas jornadas hace un par de meses y me encantó.
—¿Por?
—Porque mi amigo Genís del Refugio del Sátiro lo tenía todo muy bien organizado.
—En internet le conocen por WKR.
—Era el seudónimo con que firmaba mis relatos. Ahora es mi nick: William Kensey Rodríguez.
—¿Le va lo inglés?
—La época victoriana.
—Preside incluso la British Society of Knowledge, BSK, que tiene de inglesa tanto como William Kensey.
—Era una sociedad que montamos con los amigos de juventud. Hoy es la web www.labsk.net
—Portal impresionante donde los haya.
—Hay foro, secciones, juegos online gratis, enigmas de lápiz y papel...
—Acaba de obtener el premio a la Mejor Web de Juegos de Mesa.
—Es una de las páginas punteras del país. La visita gente de España y toda Latinoamérica.
—También le han premiado el juego de mesa de su invención El Club de los Martes.
—Es un juego secuencial inspirado en la novela homónima de Agatha Christie.
—¿Cómo se juega?
—El máster propone un enigma policíaco y los demás tienen que averiguar, en una hora máximo, el culpable, sus motivos, cómo lo hizo, etc.
—¿Sin fichas ni tablero?
—Es sólo un libro con algún marcador para apuestas y normas muy estrictas de turnos, preguntas, interrupciones...
—¿Se prueba un juego antes de sacarlo al mercado?
—Muchísimo. Yo hace siete años que estoy perfeccionando El Club de los Martes. Habré dirigido más de 200 partidas. Lo importante es que sea divertido.
—¿Y ha cambiado algo para que sea más divertido?
—Alkgo sí porque al principio sólo eran preguntas y respuestas al estilo veo-veo.
—¿Y ahora?
—Ahora le he añadido la mecánica de un juego de mesa con algo de rol: cada jugador tiene un personaje y debe comportarse en consecuencia.
—¿Qué le gusta tanto de la época victoriana?
—Sherlock Holmes, Agatha Christie, aquella aristocracia tan elegante pero manchada de sangre...
—¿Vienen de esa aristocracia victoriana los McCann, padres de Madeleine?
—No sé yo si serán herederos de aquella burguesía británica. Desde luego son muy fríos, muy británicos y tienen contactos importantes. Parecen personajes de Agatha Christie.
—¿Aparecerá un día el cadáver de Maddie?
—Seguro que sí y entonces sabremos toda la verdad.
—¿Cree que los padres pueden tener algo que ver?
—No tengo ni idea. Pero me ha parecido un mercadeo asqueroso la popularidad de la noticia. No entiendo porque esta niña es famosa y de tantas otras niñas desaparecidas ni se ha hablado.
—Porque aquí se sospecha de los padres.
—Al principio no y ya era noticia. Pero desde luego hay ahí algo oscuro que no me gusta nada.
—¿Podría ser un caso para El Club de los Martes?
—-Perfectamente.
—Su web es también de denuncia. Os quejáis, por ejemplo, de que algunas distribuidoras censuran juego ¿Me lo explica?
—Hay empresas que se niegan a distribuir los juegos porque también se venden online por internet. Las tiendas de calle se quejan porque en internet sale más barato y la distribuidora acepta su presión y no sirve ése juego.
—¿Le da pena que tanto adolescente juegue sólo a videojuegos?
—Hay videojuegos que están muy bien y media hora al día a la Play no hace daño a nadie.
—Nunca es media hora.
—El abuso sí es malo, el videojuego no. Y, si invitas a ese chico a una mesa, disfrutará con el juego de mesa.
—¿Cómo le motivas?
—Jugando. Le explicas que no todo es Trivial, Risk o Monopoly. Le invitas a un Pasajeros al Tren o un Carcasone, que son facilísimos de aprender y muy divertidos, y le decubres un nuevo mundo. Alucinan.
Elementary my dear William